Lo Último

Buscador

Google
la Web zerezas-curiosidadesvarias

Impactos,fragmentos en colision terrestre

27/2/16 0 comentarios
La Tierra está acostumbrada a encajar golpes, desde sus orígenes, ha recibido numerosos impactos.
Uno de ellos tuvo consecuencias terribles, ocurrió hace unos 65 millones de años, cuando una roca de tan solo 10 km de longitud acabó con los dinosaurios.

 Estos  eventos, por fortuna, solo se producen cada cien millones de años.

Sin embargo, objetos más pequeños llegan a la atmósfera procedente del espacio de una forma mucho más frecuente.
De la mayoría ni nos enteramos, pero algunos, como el de Chelyabinks, dejan huella.
Un fragmento de unos 500 kilos del meteorito que cayó a mediados del pasado mes de febrero de 2013, cerca de la ciudad de Chelyabinsk, (Rusia) tras una explosión en el cielo que provocó el pánico entre la población causando  un millar de heridos.

El trozo más grande del meteorito  que pesaba 500k, se encontro en el fondo del lago helado de Chebarkul, donde la caída del objeto espacial dejó un gran agujero.

El pasado 6 de febrero, una bola de fuego fue detectada cuando se desintegraba en la atmósfera a unos 31 km sobre el Atlántico Sur, a unos 1.000 km de la costa brasileña.
Pudo haber pasado inadvertida si no fuera porque liberó una energía de 13.000 toneladas de TNT, similar a la bomba de Hiroshima, convirtiéndose en el meteoro más grande registrado.

Algo parecido pudo pasar en el Evento de Tungusca, (Evenkía, Siberia, Rusia),
 El 30 de junio de 1908, una poderosa explosión rompió los cielos de Tunguska, una remota región de Siberia.

La explosión, de hasta quince megatones, mil veces más potente que la bomba de Hiroshima, derribó cerca de 80 millones de árboles en un área de 2.000 km cuadrados y tumbó carruajes y personas a 500 km de distancia.

Un cometa o un asteroide que impactó contra la atmósfera de la Tierra, al hacer contacto, la roca estalló en mil pedazos, lo que podría explicar el motivo por el que no dejó un gran cráter en el suelo.

Los supervivientes de la zona afectada por la explosión la describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires.
Los animales huyeron, y las tiendas de la zona, ubicadas a más de 50 km de distancia volaron por los aires.
La conclusión más aceptada hoy, por la mayoría de los astrónomos, es que el bólido de Tunguska se debió a la colisión de un fragmento del cometa Encke, que se volatilizó antes de tocar el suelo.

Los cometas provienen principalmente de dos lugares, la Nube de Oort, situada entre 50.000 y 100.000 UA del Sol, y el Cinturón de Kuiper, localizado más allá de la órbita de Neptuno.

Se cree que los cometas de largo periodo tienen su origen en la Nube de Oort, que lleva el nombre del astrónomo Jan Hendrik Oort.

Esto significa que muchos de los cometas que se acercan al Sol siguen órbitas elípticas tan alargadas que sólo regresan al cabo de miles de años.

Cuando alguna estrella pasa muy cerca del Sistema Solar, las órbitas de los cometas de la Nube de Oort se ven perturbadas: algunos salen despedidos fuera del Sistema Solar, pero otros acortan sus órbitas.

Para explicar el origen de los cometas de corto periodo, como el Halley, Gerard Kuiper propuso la existencia de un cinturón de cometas situados más allá de Neptuno, el Cinturón de Kuiper.



Las órbitas de los cometas están cambiando constantemente: sus orígenes están en el sistema solar exterior, y tienen la propensión a ser altamente afectados (o perturbados) por acercamientos relativos a los planetas mayores. Algunos son movidos a órbitas muy cercanas al Sol (a ras del césped solar) que los destruyen cuando se aproximan, mientras que otros son enviados fuera del sistema solar para siempre.

Se cree que la mayoría de los cometas se originan en la Nube de Oort, a enormes distancias del Sol, y que consisten de restos de la condensación de la nébula solar; los extremos exteriores de esa nébula están lo suficientemente fríos para que el agua exista en estado sólido (más que gaseoso).




Los asteroides se originan por la vía de un proceso distinto, empero, los cometas muy viejos han perdido todos sus materiales volátiles y pueden devenir en algo muy parecido a los asteroides.

La palabra cometa llegó al inglés a través del latín cometes. Del griego kome, que significa “cabello de la cabeza”. Aristóteles fue el primero que utilizó la derivación “kometes” para describir a estos astros como “estrellas con cabello”.
El 75% de los grandes asteroides, aquellos de más de un kilómetro capaces de causar una catástrofe planetaria, están localizados y ninguno de ellos tiene una órbita peligrosa.
Los que no se conocemos  son lo suficientemente grandes como para ser detectados si intentan acercarse, sin embargo, los más pequeños son difíciles de descubrir y aparecen por sorpresa.
Una roca de tan sólo 7 metros de ancho con una densidad media puede provocar una explosión de 4.000 toneladas de TNT en la atmósfera. Este es el motivo, de que los investigadores se esfuerzan en reforzar la detección y advierten de la necesidad de desarrollar medidas de prevención.
Zerezas.-
---------------------------------------------------------------
Fuentes
www.abc.es/ciencia/abci-mayor-bola-fuego-contra-tierra-desde-chelyabinsk-201602261138_noticia.html
www.abc.es/ciencia/20131016/abci-recuperan-lago-meteorito-gigantesco-201310161336.html
www.abc.es/ciencia/20130504/abci-descubierto-meteorito-tunguska-201305031626.html
es.wikipedia.org/wiki/cometa

0 comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios están siendo moderados y serán publicados una vez que hayan sido revisados por un administrador.

Recibe Nuestros Artículos en tu mail pincha aqui..

Meteo Madrid
2016 © z-curiosidadesvarias