Lo Último

Buscador

Google
la Web zerezas-curiosidadesvarias

El legado de la Española Clara Campoamor.

3/3/11 0 comentarios
Una militante feminista catalana, ha dio nombre a una de las salas del Congreso de los Diputados y nadie sabia el porque, ni sabían ni conocían a
Clara Campoamor.

Diputada Sra Clara Campoamor.
< Mi Ley es la Lucha>
 Ella fue una de las primeras diputadas españolas, abogada y profesora
paso a la historia sin reconocimiento alguno y aun no se la reconoce
Que fue la mujer que hizo posible que la españolas tengamos hoy
derecho a votar.

El 1 de obtubre de 1931, durante la segunda república, 161 votos a favor y
121 encontra, dieron a la sociedad española el voto femenino.
El próximo 1 de octubre del 2011, se cumpliran 80 años.
A ningún político de ninguna época, a ningún diputado o representante del pueblo debe tanto la democracia en España como a Clara Campoamor. Le debemos nada menos que el sufragio universal, idea aparentemente muy admitida pero que para hacerse realidad precisa que las mujeres tengan los mismos derechos electorales que los hombres, durísima tarea que ha consumido en casi todos los países las energías de varias generaciones de mujeres y de hombres amigos de la igualdad. En el nuestro, se consiguió de golpe, sin aparente esfuerzo porque lo hizo una sola persona.
 fue una mujer que se hizo a sí misma, que luchó siempre contra todo, contra todos y contra todas, para conseguir una España en donde la cuna fuera un origen, no un destino, y donde la Ley no fuera un castigo sino un amparo.

Nació en un humilde barrio de Madrid, Maravillas, sus padres originaros
de Santoña, su padre contable, su madre modista, al fallecer su padre dejo el colegio para ayudar a su madre a sacar adelante a su familia.

Busto de Clara Campoamor en Madrid
 (X.Lucas Alcalde 2006)

Opositora del cuerpo auxilar de correos comenzo a trabajar en san sebatian en 1910.
Después de desempeñarse en varios oficios, entre ellos el de telefonista, entró a trabajar en el periódico maurista 'La Tribuna' como secretaria del director, un puesto que le permitió conocer gente y donde comenzó a interesarse por la política. En 1920 se matriculó como estudiante en la escuela secundaria (que termina en dos años) y luego en la Facultad de Derecho, donde obtuvo un título en sólo dos años. A los 36 años se convierte en una de las pocas abogadas españolas y de inmediato comienza a ejercer su profesión. Sus ideas sobre la igualdad de las mujeres la acercan al PSOE y escribe el prólogo del libro Feminismo Socialista de María Cambrils, dedicado a Pablo Iglesias.
Mantuvo una gran actividad como conferenciante en la Asociación Femenina Universitaria y en la Academia de Jurisprudencia, defendiendo siempre la igualdad de derechos de la mujer y la libertad política.

Al proclamarse la Segunda República, Clara Campoamor fue elegida diputada - en 1931 las mujeres podían ser elegidas, pero no ser electoras- integrando las listas del Partido Radical, al que se había afiliado por proclamarse este "republicano, liberal, laico y democrático": su propio ideario político.



Discurso de Clara Campoamor en las Cortes
el 1 de Obtubre de 1931.
Formó parte de la Comisión Constitucional integrada por 21 diputados, y allí luchó eficazmente para establecer la no discriminación por razón de sexo, la igualdad jurídica de los hijos e hijas habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y el sufragio universal, a menudo llamado “voto femenino”. Consiguió todo, excepto lo relativo al voto, que tuvo que debatirse en el Parlamento. Y allí es donde Clara Campoamor ganó un lugar eterno en la memoria de la libertad en España.
La izquierda, con la excepción de un grupo de socialistas y algunos republicanos no querían que la mujer votase porque se suponía que esta estaba muy influenciada por la Iglesia y estaría a favor de la derecha. Por ello, el Partido Radical Socialista puso frente a Clara a otra reconocida diputada, Victoria Kent, contraria al voto de las mujeres. El debate fue extraordinario y Campoamor fue superior. Pero, finalmente la aprobación se logró con el apoyo de la minoría de derechas, la mayoría del PSOE y algunos republicanos.

Escribió y publicó, en mayo de 1935, Mi pecado mortal. El voto femenino y yo, un testimonio de sus luchas parlamentarias.
Su Lucha por el Voto Femenino.

Fué una gran valedora de la igualdad de derechos de la mujer, en cuya defensa publicó numerosos escritos (como El derecho femenino en España de 1936, o La situación jurídica de la mujer española de 1938).

La guerra la pilló por sorpresa y huyó de Madrid temiendo que la pasearan sus republicanos. En 1937 publicó en París La revolución española vista por una republicana, en francés, nunca editado en español. Vivió una década en Buenos Aires y se ganó la vida traduciendo, dando conferencias y escribiendo biografías -Concepción Arenal, Sor Juana Inés de la Cruz, Quevedo-. Trató de volver a finales de los 40 y a comienzos de los 50, pero se topó con que tenía que ser depurada por haber pertenecido a la logia masónica Reivindicación. A diferencia de otros exiliados, ella se negó a declarar por un delito legalísimo cuando se cometió. Así, por principios, se quedó en el exilio para siempre.

En 1955 se instaló en Lausanne (Suiza), trabajando en un bufete hasta que perdió la vista. Murió de cáncer y de nostalgia en abril de 1972 y mandó que sus restos fueran incinerados en San Sebastián, donde se hallaba al instaurarse la II República.
Su Legado su Obra fueron ocultadas por la dictadura.

Tras la Transición se llevaron a cabo homenajes y reconocimientos que son valorados como escasos por organizaciones pro-igualdad de la mujer. Institutos, colegios, centros culturales,asociaciones de mujeres, parques y calles recibieron su nombre. La Secretaría de Igualdad del PSOE instituyó los Premios Clara Campoamor que reconocen anualmente a aquellas personalidades o colectivos que se hayan significado en la defensa de la igualdad de la mujer.

A partir de la transición política innumerables ayuntamientos españoles le han dedicado calles y avenidas en sus localidades.


Sello Homenaje al Centenario de Clara Campoamor (1888-1972).
Año de Edición 1988
Obras escritas por Clara Campoamor
El derecho de la mujer en España (1931)
El voto femenino y yo: mi pecado mortal (1935)
La revolución española vista por una republicana. Editorial Librería Plon de París, 1937. Con prólogo de la traductora de la obra, Antoinette Quinche
El pensamiento vivo de Concepción Arenal (1939)
Sor Juana Inés de la Cruz (1944)
Vida y obra de Quevedo (1945)

( Cita de Clara Campoamor ).
Defendí en Cortes Constituyentes los derechos femeninos. Deber indeclinable de mujer que no puede traicionar a su sexo, si, como yo, se juzga capaz de actuación, a virtud de un sentimiento sencillo y de una idea clara que rechazan por igual: la hipótesis de constituir un ente excepcional, fenomenal; merecedor, por excepción entre las otras, de inmiscuirse en funciones privativas del varón, y el salvoconducto de la hetaira griega, a quien se perdonara cultura e intervención a cambio de mezclar el comercio del sexo con el espíritu.
En breve television española emitira una sereie sobre Clara Campoamor.

Fuentes:
Clara Campoamor

Wikipedia

0 comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios están siendo moderados y serán publicados una vez que hayan sido revisados por un administrador.

Recibe Nuestros Artículos en tu mail pincha aqui..

Meteo Madrid
2016 © z-curiosidadesvarias