Lo Último

Buscador

Google
la Web zerezas-curiosidadesvarias

Clinica San Ramon «Intentaban cuadrar la oferta y la demanda de bebés mediante trapicheos»


David siguió adelante con sus pesquisas y acudió al Cementerio de la Almudena en busca de algún ingreso procedente de San Ramón en torno a la fecha de su nacimiento. Quería saber si es uno de esos niños muertos en falso, pero aún no ha obtenido respuesta. Como él, cerca de 200 afectados de San Ramón se han asociado para pedir justicia y esclarecer sus casos. Han creado un banco de ADN para cruzar el genoma de hijos y madres que se buscan mutuamente y reclaman que les ayuden a encontrar los archivos del centro, desaparecidos como por arte de magia.






Los padres de David Rodríguez le adoptaron a cambio de aportar una madre gestante a la 'bolsa de bebés' de la clínica. Fue uno de los últimos casos de San Ramón, centro madrileño salpicado por un escándalo de tráfico de niños que dejó centenares de afectados a finales de los 70 y principios de los 80 .
foto
David nació en San Ramón el 20 de agosto de 1981. A los cinco años le confesaron que era adoptado y vivió una infancia feliz hasta que, a los 18, decidió buscar sus orígenes. Entonces comenzó el drama. San Ramón había cerrado en 1982, tras una operación policial que culminó con varias detenciones, aunque el caso quedó archivado. Sin embargo, en su partida de nacimiento figura la dirección de la clínica Virgen del Mar, así que decidió ir allí en busca de datos. «Me dijeron que tiran los archivos cada cinco años, por lo que no guardan nada de esa época, pero estando allí me abordó un médico y me preguntó qué estaba buscando. '¿fotoEres adoptado? ¿Naciste en San Ramón? Pues yo que tú lo dejaría estar porque todo se hizo por el bien de los niños', me dijo».




En David se encendió entonces la luz de alarma. Detalles como que le hubiesen dado a sus padres adoptivos sólo dos días después de nacer, en vez de cumplir los plazos, le parecían raros, así que comenzó a investigar y se encontró con artículos de 'Interviú', en los que, a finales de 1981, se destapaba una compleja trama de tráfico de niños en la clínica. Su inquietud siguió creciendo.


Sus padres habían llegado a San Ramón a través del boca a boca. Querían adoptar y mediante un compañero de trabajo conocieron a Sor María, junto al ginecólogo Eduardo Vela, nombre más repetido en el caso. «Esa monja ejercía como trabajadora social en Santa Cristina —también en Madrid— y a ella llegaban muchas madres solteras pidiendo ayuda», cuenta María, otra de las adoptadas en la clínica. Así comenzaba todo. Por un lado, mujeres con dificultades para tener al niño o presionadas por sus familias para que lo diesen; por otro, matrimonios ansiosos por un bebé. «Con todos se establecía una lista y cuando había un niño, se llamaba al correspondiente padre adoptivo y se le decía lo que tenía que pagar, disfrazado como costes de clínica. También tenían contactos con el teléfono de la esperanza, donde llamaban mujeres embarazadas con problemas, susceptibles de engrosar la lista de 'donantes'», cuenta María.


En el caso de David, sus padres le han contado que Sor María les pidió una madre gestante a cambio del bebé. Y la consiguieron. A través de otro conocido, llegaron a una embarazada que quería dar al niño en adopción y la llevaron a la clínica. «Al principio pensamos que podría ser mi verdadera madre, pero después supimos que dio a luz un mes antes. Todo se hizo en el más absoluto secreto», cuenta David. Secreto por el que pagaron 50.000 pesetas, con las que se llevaron la documentación de la adopción a casa.


«Se ha sabido que algunas madres incluso cobraban por dar al niño. Así trataban de cuadrar la oferta y la demanda de bebés mediante trapicheos, pero si no había ninguno disponible, lo robaban, diciéndole a la madre que había muerto», asegura David, muy implicado en el estudio de lo que ocurrió. Las imágenes que publicó entonces 'Interviú' de fetos congelados en cámaras frigoríficas y los posteriores testimonios de trabajadores del centro hacen sospechar la barbarie.


David siguió adelante con sus pesquisas y acudió al Cementerio de la Almudena en busca de algún ingreso procedente de San Ramón en torno a la fecha de su nacimiento. Quería saber si es uno de esos niños muertos en falso, pero aún no ha obtenido respuesta. Como él, cerca de 200 afectados de San Ramón se han asociado para pedir justicia y esclarecer sus casos. Han creado un banco de ADN para cruzar el genoma de hijos y madres que se buscan mutuamente y reclaman que les ayuden a encontrar los archivos del centro, desaparecidos como por arte de magia.

Fuentes:
El mundo especiales

Mas información:

zerezas-curiosidadesvarias- espejo publico la llamada de la sangre

zerezas-curosidadesvarias La clinica de los horrores san ramon

zerezas-curosidadesvarias-La fabrica de bebes

zerezas-curiosidadesvarias-niños robados

                                                     zerezas-curiosidadesvarias

Recibe Nuestros Artículos en tu mail pincha aqui..

Meteo Madrid
2016 © z-curiosidadesvarias